lunes, 12 de octubre de 2009

14 DE OCTUBRE: DIA MUNDIAL DE LOS DESASTRES NATURALES




A través de la resolución 44/236 (22 de diciembre de 1989), la Asamblea General de la ONU designó el segundo miércoles de octubre como Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, fecha que fue observada anualmente desde 1990 hasta 1999.
En 2001, la Asamblea General decidió seguir observando el segundo miércoles de octubre de cada año, el Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales (resolución 56/195, de 21 de diciembre) como medio de promover una cultura mundial de reducción de los desastres naturales, que comprenda prevenirlos, mitigarlos y estar preparados para ellos.
Mañana, celebramos tal efeméride.Para ayudar en ese sentido, hemos creido conveniente insertar dos artículos al respecto:





"Es tradición que octubre sea considerado el mes de los temblores. Lo que sin embargo todavía no se convierte en costumbre es la articulación de una política de prevención. No se puede saber con exactitud cuándo ocurrirá un terremoto, una inundación o un deslizamiento de tierra, pero es posible adelantarnos a los hechos con el fin de mitigar las devastadoras consecuencias de estos desastres naturales.La prevención es un conjunto de medidas diseñadas para reducir los efectos de los desastres, sea a nivel de infraestructura, protección de las personas, desajuste económico, inestabilidad social o desequilibrio ambiental en todo nuestro territorio.En nuestro país existe una Política Nacional de Prevención y Atención de Desastres cuyo objetivo es optimizar la gestión de desastres a nivel nacional, incorporar el concepto de prevención en el proceso del desarrollo y lograr un sistema integrado, ordenado, eficiente y descentralizado con participación de las autoridades y población en general, eliminando o reduciendo las pérdidas de vidas, bienes materiales y ambientales.


EL SISTEMA NACIONAL DE DEFENSA CIVIL


El principal instrumento que tiene el Estado Peruano para la prevención y atención de desastres es el Sistema Nacional de Defensa Civil (Sinadeci), creado el 28 de marzo de 1972 y concebido como un conjunto organizado de entidades públicas y privadas comprometidas con las tareas de prevención y atención de desastres. Esta amplia red es coordinada a nivel nacional por el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) y sus Direcciones Regionales, así como por los Comités y Oficinas de Defensa Civil Regionales, Municipales y Oficinas Sectoriales.El sistema también está integrado por entidades del sector público y privado que llevan a cabo actividades de prevención y atención de desastres no solamente desde el punto de vista operativo o de respuesta a emergencias, sino también desde el punto de vista técnico, científico, administrativo y de planificación.


LA PREVENCIÓN EN LA CURRÍCULA EDUCATIVA


Uno de los objetivos específicos de la Política Nacional de Prevención y Atención de Desastres es educar, capacitar y preparar a la población para planificar y ejecutar acciones de prevención. Asimismo, establece que se debe coordinar la participación interinstitucional para desarrollar una planificación conjunta que propicie el desarrollo sostenible del país minimizando el efecto de los desastres.En vista de ello, y ya que las tareas de prevención competen a todas las personas e instituciones de la sociedad, el Instituto Nacional de Defensa Civil, a través de la Dirección Nacional de Educación y Capacitación, ha diseñado la propuesta Aprendiendo a prevenir, la misma que ha sido presentada al Ministerio de Educación.Este material articula capacidades, contenidos, valores y actitudes sobre prevención y atención de desastres para que sean considerados en el proceso de reajuste y revisión de los programas curriculares. De esta manera, se planea contribuir con la formación de una cultura de prevención desde los primeros años de escolaridad.El Ministerio de Educación emitió la Directiva 052-2004-MED, que establece que los contenidos de Aprendiendo a Prevenir sean considerados en el Proyecto Educativo Institucional y Proyecto Curricular de Centro de todas las Instituciones Educativas a nivel nacional.“El sistema educativo tiene el compromiso de formar personas capaces de prevenir y enfrentar circunstancias adversas como las emergencias o desastres (…). El fortalecimiento de una cultura de prevención debe ser un proceso permanente, integrador e integrado a todo el esfuerzo educativo nacional, y trascender la respuesta inmediatista ante situaciones de emergencia (…). Así, resulta imperativo dar paso a un nuevo enfoque educativo sobre los desastres”, señala el documento de Indeci, al que puedes acceder a través del presente módulo educativo".

FUENTE: Portal Educativo Huascarán


Día Mundial de la Reducción de los Desastres Naturales



"Cada día que pasa la vulnerabilidad de los grupos humanos aumenta considerablemente. Asistimos cada vez con mayor frecuencia a noticias que nos cuentan cómo un pueblo ha sido arrasado por una avalancha de aguas torrenciales, o cómo una zona se ve sumida en un desastre provocado por un movimiento sísmico.
Cada día que pasa la vulnerabilidad de los grupos humanos aumenta considerablemente. Asistimos cada vez con mayor frecuencia a noticias que nos cuentan cómo un pueblo ha sido arrasado por una avalancha de aguas torrenciales, o cómo una zona se ve sumida en un desastre provocado por un movimiento sísmico. A su vez, los costes económicos que implican paliar los daños causados por los desastres naturales aumentan proporcionalmente.Aunque quizá deberíamos plantearnos seriamente si los desastres de los que hablamos son "naturales" o si, por el contrario, son más bien provocados por la mano del ser humano en su prepotencia de dominador del planeta.
Por la información de que se dispone actualmente la gran mayoría de los desastres así llamados naturales son producto de los daños que estamos causando a la atmósfera, a los océanos, a las capas de hielo polar, a los bosques, etc. Las consecuencias que conlleva el maltrato sistemático de la naturaleza hace que aumente, paradójicamente, nuestra vulnerabilidad.
Por si esto fuera poco, es mucho más grave saber que una parte de los desastres naturales podrían haber sido evitados si toda la tecnología de la que se dispone fuera puesta al servicio de las poblaciones, precisamente, con menos recursos económicos. Se guarda esta tecnología para los departamentos de investigación, permanece durmiendo en despachos mientras que su uso podría ser vital para una buena parte de la población en riesgo de padecer sucesos como los que estamos comentando.
Sin embargo los daños causados a la naturaleza no son el único factor que hace que esté aumentando la vulnerabilidad de gran cantidad de comunidades humanas en el planeta. La tendencia de las poblaciones para situar sus asentamientos en áreas sísmicas, en zonas de evidente peligro de inundación, en zonas de posibles avalanchas, etc. tiene mucho que ver con la superpoblación que se está sufriendo actualmente. Además, la pobreza la ignorancia y la falta de previsión y planificación por parte de los poderes que tienen capacidad de decisión sobre la situación de los pueblos que gobiernan, acentúan la peligrosidad de los desastres "naturales".
Desde la Comunidad de Naciones se está intentando llevar a cabo una Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres que intenta ofrecer esperanzas y unir a tres colectivos clave en este problema: las Naciones Unidas, grupos regionales y la sociedad civil. Aunque esta estrategia necesita, ante todo, la participación de los colectivos más desfavorecidos que poseen conocimiento directo e información de primera mano acerca de los factores, causas y efectos que tienen estos desastres en el mundo, como son los jóvenes y las mujeres".


Fuente:Calendario Cívico Escolar-Dirección Regional Sectorial de Educación de Tacna.